MI NOMBRE ES

Núria Molina Amate

Nací el 28 de septiembre de 1975 en Barcelona. Lo hice con los pies por delante, lista para empezar a andar, a explorar, y hoy sigo pensado en la autenticidad de las palabras de Machado, “caminante no hay camino se hace camino al andar”. Y aquí estoy, caminando.

Mi propósito  de vida es vivir, vivir feliz, que para mi es estar en presencia, consciente, descubriendo el ser que soy, sabiendo que la vida me vive, aceptando y amando. Es por tanto un camino interior, creyendo fervientemente que lo que hay adentro se proyecta afuera.

Mi misión, con el propósito despierto en mente y corazón, es inspirar, acompañar y facilitar procesos creativos para que otros halladores del ser amen lo que descubren en sí mismos y creen la vida que anhelan.  En suma, mi misión es inspirarte para que  te conozcas, te ames y vivas una vida genuina, con sentido, abundante y feliz. Como reza la inscripción en el templo de Delfos “… en ti se haya oculto el tesoro de los tesoros, conócete a ti mismo y conocerás el secreto del universo y de los dioses”.

Pienso que somos lo que hacemos y hacemos según lo que somos. Hay que llegar a ser el Ser que somos. En este trayecto es importante apropiarse de los sentimientos y hacer uso de los valores como faros que guían e iluminan el camino. Tengo la certeza de que la vida es desvelar aquello que somos en potencia. No es una cuestión determinista sino más bien de lo contrario, del ejercicio de nuestra libertad para desvelar el misterio que es la vida y descubrir y compartir nuestros talentos, aquello que nos hace únicos. Para lograrlo hay que probar y probar y probar y probar…(y fallar) y escucharse en el silencio. Tomar decisiones. Creo que esto es así tanto para las personas como para las organizaciones.

Hago de arteterapeuta, formadora, facilitadora de grupos de trabajo en empresas y colegios. Escribo, doy conferencias, grabo podcasts y vídeos. Lo que más me apasiona y divierte es aprender y por ello me considero una “pensadora intrusa”. Todo aquello que voy aprendiendo a través de la experiencia lo uso como herramientas de mejora continua para acercarme a mí misma ya los demás. Al compartirlo siento que puedo dar parte de lo que recibo. Y además me divierto. A menudo estos intereses tienen que ver con la filosofía, los valores, el arte, la educación emocional, la creatividad, la innovación y, más recientemente, la neurociencia, la gamificación, la teoría del apego y la terapia familiar sistémica.

Soy madre, y todo lo que hago lo hago pensando en cultivar un mundo mejor para mis hijos donde puedan vivir y disfrutar en libertad, descubriéndose a cada paso y responsabilizándose del impacto y las consecuencias de sus acciones y omisiones. Hablo de mis hijos y, por extensión, de todas las generaciones presentes y futuras. Mi brújula es la creatividad como actitud y mi norte el Amor.

En 2021 nace El jardín de Babel. Un espacio donde compartir sueños y semillas para el buen vivir. Por ahora ha hecho realidad el mío: divulgar y compartir lo que voy aprendiendo. Necesitaba que fuese más grande que yo y por eso tiene nombre propio.

Siento que colaborando soy más feliz. Mis compañeros de camino han sido muchos, sin todos y cada uno de ellos sería una ignorante de mí misma. Todos, siempre, hemos compartido un común denominador: ayudar a que otros se ayuden a sí mismos para desvelar el ser que son. Esto cada uno lo hace a su manera y lo dice a su modo.

Para aquellos que necesitéis navegar por un currículum más detallado: Bitácora de vida profesional.

Conecta con tu esencia.
Con tres colores y la imaginación puedes crear tu mundo.

Clientes

Proyectos

Colaboro

Menú