Blogs

¿Niños o cuerdas?

 A William Shakespeare se le atribuye la siguiente frase: “Cualquiera puede dominar un sufrimiento, excepto el que lo siente”. En la separación y el divorcio suele haber sufrimiento, sufrimiento que aumenta si hay hijos, se sufre incluso cuando se ha escogido y se ha solicitado. A veces, cuanto más se ha deseado más se sufre a través de la culpa, del preguntarse porqué se ha tardado tanto en pedirlo, de cuestionarse que no se ha sabido hacer para que dure la relación, de no saber, tampoco, como se continuará a partir de ese momento. En nuestra cultura todavía se escucha aquello de “más vale malo conocido que bueno por conocer”.

#Las pérdidas en la separación #divorcio #niños

Menú