Confesiones: los límites de (mi) ser

Hay tan solo dos cosas a las que siento que no puedo renunciar sin dejar de ser yo misma. Una es el aprendizaje continuo, el conocimiento filtrado por la experiencia para aprehenderme y aprehender el mundo. Necesito sentir. La otra, mi condición de madre, a pesar de que por momentos me extenúe pues me enerva y desaparezco en pos de un ineludible actuar para otro. Esta circunstancia, convertirme en madre, me ha llevado a experimentar el amor más profundo. Ese que te hace derramar lágrimas por lo saciada que te sientes de vida. Apenas un instante en la desoladora rutina diaria. Pero acaso un instante suficiente para empezar de nuevo. Al final todo se reduce a amar y amarse.

 

Imagen de Maaark en Pixabay 

Compartir la publicación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

Aquí tienes más por descubrir

En un clic nuevo post en tu
buzón. Escribe tu dirección.
¡Gracias!

Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Menú