Descubriendo a (pon tu nombre aquí)

¿Qué ocurre cuando tenemos miedo? ¿Y cuándo amamos? ¿Se puede amar tanto a algo o a alguien que le temamos? Yo no tengo las respuestas, son preguntas tipo sopa, concepto que tomo prestado de la película Descubriendo a Forrester. Las preguntas tipo sopa nos interpelan y la información que obtenemos de sus respuestas son útiles para nuestra construcción personal, cada uno debe responderse a sí mismo. (¿Qué te respondes?)

Si os soy sincera puedo decir que no tengo ni idea de lo que estoy haciendo en estos precisos instantes. Tan solo hay un repicar en mi cabeza que necesito sacar. Me dice: actúa, actúa, actúa, actúa. Haz. Escribe, escribe, escribe, escribe. Teclea, teclea, teclea, teclea. Ama, ama, ama…y no temas. Ama y no temas. Ama y… Ama. AMA.

Yo he amado tanto que he huido por miedo y he obtenido una única respuesta: el vacío, el silencio, la vivencia del auténtico y verdadero fracaso. El único que existe: el de no intentarlo por el miedo. En el ecuador de mi vida, con una visión optimista de la misma, he decidido no negarme nada por miedo. No negarme nada porque lo amo. ¿Acaso no tengo derecho de ser correspondida? (¿Acaso no tienes derecho de ser correspondid@?) Y… ¿Si no lo soy, qué pasa? Nada. En serio, NADA pues NADA es lo que tenía y me quedo igual. Quiero escribir y aquí estoy, escribiendo. ¡Lo amo tanto! Tanto como leer o abrazar o hablar y escuchar y cantar (berrear) y bailar… y durante más de la mitad de mi vida me he negado eso, mi vida, porque con la vergüenza que oculta el miedo no me he atrevido con nada, no me he atrevido a vivir. Mi gran fracaso fue mi gran éxito. Y ahí se quedó mi mundo congelado por la autoexigencia y el autosabotaje. El misterio fue mi salvador cuando me desveló que la vida debía descubrirse instante a instante.

Hoy seré breve para variar.

“Pasar a la acción por motivos equivocados es mejor que la pasividad o la mera intención”.                                                                 

                                         De la película Descubriendo a Forrester

Para acabar comparto un fragmento de otra magnífica película El mago de OZ  que me sirve para soñar y pasar la acción. ¿Te atreves a Amar (te)? o ¿Temes todo tu potencial, sacar a la luz el ser que eres?

Imagen de bea_marques en Pixabay 

Compartir la publicación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

Aquí tienes más por descubrir

En un clic nuevo post en tu
buzón. Escribe tu dirección.
¡Gracias!

Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Menú